viernes, 13 de enero de 2017

Breve historia de Chetumal

Chetumal es una bella zona cubierta de brillantes colores: el intenso verde selvático, el turquesa del mar caribeño y el azul de su cielo la hacen parecer como salida de una acuarela. La historia de Chetumal está unida a la llamada Guerra de Castas, que en el siglo XIX protagonizaron los mayas de la península de Yucatán; éstos obtenían armas desde Belice, que entonces era una colonia británica; para impedirlo, el gobierno federal creó un puesto militar, que en un principio fue un barco estacionado en la bahía de Chetumal, en la desembocadura del río Hondo, frontera natural y ahora oficial entre los dos países. Así, mientras permanecía estacionado el barco, los marinos ahí destacados hicieron varias incursiones en ese inhóspito territorio, plagado de lagartos y víboras. En un día de 1898 el teniente de la armada de México al mando de la zona, Othón Pompeyo Blanco, fundó la aldea de Payo Obispo, que era la última frontera de México, un lugar en los confines sureños de un país que aún no tenía definidos sus límites. Las primeras medidas fueron la creación de un puesto de aduanas y el trazo de la aldea.